Desmontar el laicismo en ocho minutos

El deniminado laicismo, es en realidad un nombre bonito para dulcificar lo que en realidad es pura y dura persecución anti-católica, que ahora no hace mártires en la picota y el cadalso, pero que los hace civiles echándo a los y a lo católico de todos los ámbitos de nuestra sociedad. ¿Se puede combatir? Claro, aquí un ejemplo eficacísimo: con la verdad y sin miedo.

Compartir

Este catedrático de Filología combate en solitario, sin miedo y con la verdad, ese laicismo degenerado y degenerativo, perverso y pervertidor que nos vienen imponiendo los de siempre. Este hombre da en ocho minútos un ejemplo de cómo hay que proceder: con valor; de que no hacen falta grandes alaracas, sino ir a por ellos; de que se puede hacer, con poco, mucho. Hagamos cada uno lo poco que podamos, pero hagámoslo, de otra forma dejenos ya de quejarnos.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*